Brackets Metálicos convencionales



Los brackets metálicos son la técnica de elección en la mayoría de los pacientes adolescentes. Son los más comunes porque son fiables, resistentes, además de ser los más económicos.

¿Qué son los brackets convencionales?

Los brackets convencionales están hechos de acero inoxidable de alta calidad. Son los brackets más antiguos, más utilizados. Los brackets metálicos se atan al arco mediante lo que llamamos ligaduras, que pueden ser elásticas o metálicas. 

El principal inconveniente de esta técnica es que resultan un tanto antiestéticos, aunque, hoy en día, han disminuido mucho su tamaño con la aparición de los brackets metálicos mini, consiguiendo ser bastante más discretos que antes y bastante más pequeños que los brackets estéticos. Otra ventaja fundamental a tener en cuenta es el precio, ya que son los más económicos.

Ventajas de los brackets convencionales
Actualmente, sigue siendo el sistema de ortodoncia fija más colocado en niños. Esto es así dado que:

   • El precio de los brackets metálicos es bastante menor que el del resto de los brackets.

   • Los brackets metálicos son muy resistentes.

   • La estética no está tan demandada a estas edades. De hecho, los niños en general se sienten orgullosos de llevarlos y enseñárselos a sus amigos. Por otra parte, las ligaduras o             gomitas que utilizamos para atar el arco a los brackets metálicos, se presentan en multitud de colores, con lo que a estas edades disfrutan muchísimo de cambiarlas de color cada           vez que van a visitar al ortodoncista.

   • El funcionamiento de los mismos es muy bueno.

   • Se retiran con mucha facilidad.

Conviene recordar que es muy importante concienciar al paciente de la importancia de la higiene y del cuidado de los brackets durante el tratamiento.