Patología de la articulación mandibular



Muchos pacientes acuden a nuestras consultas aquejados de dolor a nivel de la boca, cara, cuello u oído. Después de haberse descartado un problema dental, e incluso, de haber consultado con el otorrino, visitan finalmente al especialista en ATM.

¿Qué es Patología de la articulación mandibular?

Estas alteraciones dolorosas las denominamos Disfunción Cráneomandibular o Trastornos Temporomandibulares.

Los trastornos temporomandibulares se dan en personas entre 20 y 50 años y la incidencia es mayor en mujeres. Sólo un 4% de los afectados recibe tratamiento.

Síntomas

En caso de que usted conteste afirmativamente a alguna de estas preguntas puede ser que padezca de disfunción craneomandibular:

   • ¿Le cuesta abrir la boca?

   • ¿Tiene dolor al masticar o al abrir mucho la boca?

   • ¿Tiene dolor en las mejillas o en el oído?

   • ¿Padece frecuentemente de dolor de cabeza?

   • ¿Tiene ruidos en la articulación cuando come o la abre?

   • ¿Se le ha quedado alguna vez encajada la mandíbula?

   • ¿Siente que su forma de morder ha cambiado últimamente?

   • ¿Padece artritis reumatoide?

   • ¿Ha recibido algún golpe en la mandíbula, cabeza o cuello?

Clasificación de los Trastornos Temporomandibulares

Fundamentalmente los podríamos clasificar en tres grupos:

   • Trastornos neurológicos, como por ejemplo, la neuralgia del trigémino.

   • Trastornos musculares, conocidos como Síndrome Miofascial.

   • Trastornos articulares.

De entre estos, los trastornos musculares son los más frecuentes. Las causas pueden ser múltiples: bruxismo (rechinar los dientes), apretamiento dental, una mala oclusión, estrés.

Estos pacientes presentan dolor a la palpación de los músculos afectados, dolor al comer y a veces limitación de la apertura bucal.

Los trastornos articulares engloban muchas patologías como:

   • Desplazamientos del disco articular. El paciente refiere frecuentemente que le “suena la mandíbula” al comer.

   • Alteraciones en los cóndilos mandibulares (tumores, alteraciones en la forma…).

   • Hiperlaxitud de los ligamentos de la articulación: La articulación se sale de su sitio con frecuencia (luxación o subluxación).

   • Enfermedades sistémicas: artritis reumatoide, artrosis…

Tratamiento

El éxito en el tratamiento pasa por hacer un buen diagnóstico. Las principales técnicas terapéuticas que empleamos son:

   • La fisioterapia.

   • La electroterapia: aplicación de TENS o ultrasonidos.

   • Técnicas de autocuidado: aplicación de calor o de frío, dieta blanda, evitar apertura excesiva de la boca, no comer chicle, conseguir una buena calidad de sueño, reducir el estrés o         mejorar las posturas.

   • Los fármacos: fundamentalmente antiinflamatorios específicos.

   • Las férulas oclusales.

   • Cirugía: en casos graves de origen articular o neurológico.

¿Qué es una férula y para qué sirve?

Las férulas oclusales son dispositivos rígidos fabricados en resina. Son utilizados con diferentes fines como el de obtener la estabilidad oclusal del paciente y aliviar dolores musculares y articulares.

Existen muchos tipos de férulas en función del problema que presente el paciente. Por ello, es importante que la indicación de la misma, así como los controles periódicos posteriores sean tratados por un especialista en ATM.